Como les contamos en un post anterior, tuvimos la maravillosa oportunidad de acampar durante una semana en el Parque Nacional Radal 7 Tazas, al sur de Chile.

Recuerdo perfectamente el día que llegamos al Parque Nacional, eran cerca de las 4pm, estaba soleado y lo primero que vimos fue El Velo de la Novia, quedamos maravillados con el hermoso paisaje.

Luego de tomarnos varias fotos decidimos que debíamos llegar pronto al sector de camping para armar nuestra carpa e instalarnos mientras todavía tuviéramos luz, hasta ahí todo iba bien.

Llegamos al camping y lo primero que nos dice la persona que nos recibe es que esa noche iba a llover, nosotros lo miramos con incredulidad ya que era un día soleado y pensamos ¿como tan mala suerte? Bueno, encontramos un lugar para armar nuestra carpa y mientras estamos en eso empieza a caer una suave llovizna, nada de qué preocuparse, pero apenas terminamos de armar nuestra carpa comienza una lluvia muy fuerte y, nosotros ya dentro de nuestra carpa, comenzamos a preguntarnos si era resistente al agua… creímos que la lluvia duraría solo un par de horas y que lo mejor sería dormir para al día siguiente levantarnos temprano a recorrer.

Una carpa mojada por la lluvia

La pequeña lluvia se transformó en un tormenta!!! con rayos y truenos que duró tooooda la noche!!! cada 5 minutos nos despertábamos para revisar si nuestra carpa se estaba inundando, sin duda fue la peor noche !! Por fortuna la pequeña carpa resistió a la tormenta jajajaja.

Te invitamos a compartir este post con tus amigos y dejar tu comentario.

1 Shares: